Muchas son las dudas que existen respecto a cuál es la mejor opción para maridar alimentos y potenciar el sabor de los vinos blancos. Lo cierto es que existen algunos mitos populares que afirman que este tipo de vino solo puede ser combinado con pescados o algunos platos de mariscos. Así como también se dice que el vino tinto solo puede maridar con carnes rojas. 

Estas afirmaciones no son del todo ciertas, pues aunque los vinos blancos tiendan a ser más ligeros, existen excepciones en donde su estructura es más compleja y puede quitar el protagonismo a tus alimentos. 

Cada plato requiere un maridaje especial y si tienes una afianzada inclinación por los vinos blancos, en este post te comentaremos cuáles son las comidas capaces de potenciar su sabor.

Tipos de vinos blancos

Estos vinos se pueden clasificar como jóvenes (vinos del año) y con crianza bien sea sobre sus lías o en barricas: 

  •  Los jóvenes suelen ser rápidos en boca, frescos y fluidos.
  •  Los de crianza son un poco más estructurados dependiendo de cómo haya sido su crianza.

Sin embargo, esta es una forma muy rápida de simplificar su clasificación, puesto que también pueden ser aromáticos, secos, ligeros o con cuerpo, poco dulces, semidulces, dulces y también pueden variar acorde al grado de licor que posean.

La varietal y los defectos que pueda poseer el vino, son variantes que tienen gran influencia en el momento de maridar con ciertos alimentos o en las expectativas que se tienen directamente sobre el vino.

Tipos de maridaje

Para realizar una correcta combinación, más allá de dejarte llevar por el mito que comentamos al principio, te invitamos a tener en cuenta los siguientes tipos de maridaje:

  • Maridaje por complementariedad: busca complementarse entre el aroma y el sabor de los vinos o alimentos.
  • Maridaje por contraste: busca que los sabores del vino, bien sean dulces, ácidos o amargos, tengan un equilibrio que contrarreste el sabor que tiene la comida.
  • Maridaje Molecular: es un maridaje muy fino para paladares exigentes. Busca romper esquemas jugando con las combinaciones de sabor y textura de los alimentos en combinación con los del vino. 
  • Maridaje Regional: este tipo de maridaje es de tipo tradicional y se apega a los orígenes de la comida típica. 

Platos que potencian el sabor de los vinos blancos

Estos son algunos de los alimentos que mejor se llevan con el sabor de los vinos blancos:

Mariscos

Los vinos jóvenes y aromáticos son los más recomendables para combinar con estos alimentos. Los vinos como el Chardonnay pueden armonizar muy bien con mariscos que no sean muy potentes. Por otro lado, el Sauvignon Blanc ligero hace un contraste perfecto con cualquier marisco e incluso langostas.

Arroz y paella

Son ideales para combinar con vinos blancos, ligeros y secos, sobre todo con vinos jóvenes con aromas frutales que no lleguen a ser demasiado dulces. Incluso algunos con un toque ácido pueden hacer una excelente combinación con arroces, pero no precisamente con la paella.

Ensaladas

Se pueden maridar con vinos jóvenes y aromas frutales que no sean dulces. Los  vinos ácidos también serían interesantes con algunas ensaladas, dependiendo de los ingredientes.

Carnes

Para maridar vinos blancos con carne, son de preferencia las carnes frías como el roast beef o el carpaccio. También complementará muy bien con carnes blancas como aves. Lo ideal son los vinos secos y jóvenes que no contengan acidez.

Comida asiática

Son una excelente combinación debido a la gran cantidad de especias que contienen estos platos. Se recomiendan vinos con crianza y cuerpo, secos y con un mínimo de acidez.

 

Encuentra los mejores vinos en Roali

En Vinos Roali podrás conseguir una amplia variedad de vinos con diversas texturas, aromas y sabores para realizar el maridaje perfecto y sorprender al comensal más exigente o cautivar a tu familia. 

Contáctanos y encuentra el vino ideal.