Sabemos que el vino es un producto apasionante y que a todos nos gusta una copa de vino vez en cuando ¿verdad? Pues ya no hay motivos para sentirse mal por tomarnos esa copita porque os traemos 6 cualidades que tiene el vino y que son buenas para nuestra salud.

1.- Fortalece los huesos

El vino, al igual que la cerveza contiene altos niveles de  silicio, un elemento químico que afecta de manera positiva a la densidad ósea, y por lo tanto a la fortificación de los mismos.

2.- Reduce el riesgo cardiaco

La uva contiene flavonoides (pigmentos naturales presentes en los vegetales y que protegen al organismo del daño producido por agentes oxidantes) esto le da un poder antioxidante al consumidor. Y esto hace más inofensivo al colesterol LDL (colesterol malo)  impidiendo su oxidación, también evitan que las plaquetas de la sangre se aglutinen formando coágulos y hace que disminuyan las inflamaciones.

3.- Poder antibacteriano

Se debe a la presencia de fenoles, que actualmente están siendo estudiados para comprender por qué tienen esta capacidad antibacteriana. De hecho, parece que el vino es útil en la eliminación de bacterias como la salmonella y la shingella, responsable de diarreas y fiebre.

4.- Previene la ceguera

El resveratrol, un compuesto presente en el vino, protege la visión, además de tener la capacidad de detener el crecimiento de los vasos sanguíneos fuera de control en el ojo (angiogénesis) que causa la ceguera.

5.- Retrasa el envejecimiento

Consumir una copa de vino al día nos ayuda a retrasar el proceso del envejecimiento debido a sus propiedades vasodilatadoras que combaten algunas enfermedades originadas por la oxidación de las células. También es recomendado para la memoria.

6.- Previene el cáncer de pecho

El vino tinto, al contrario de otras bebidas alcohólicas previene este tipo de cáncer. El motivo es que los productos químicos en la piel y semillas de las uvas rojas reducen los niveles de estrógeno y aumentan los niveles de testosterona en las mujeres premenopáusicas, lo que se traduce en un menor riesgo de desarrollar cáncer de mama.