Desde hace algún tiempo el vino azul está dando de qué hablar. Es difícil proponer una posibilidad sumamente original tratándose de un sector tan tradicional. El vino es una bebida vinculada a momentos de ocio, de disfrute, como también puede ser la cerveza. El vino azul es una derivación del vino con un 11,5% de graduación alcohólica, al que unos profesionales han modificado el sabor, en busca de algo diferente sin perder la esencia de esta bebida. A parte de ser azul, comentaremos más de esta bebida tan revolucionaria.

Un par de años de investigación con el apoyo del organismo de la tecnología alimentaria, ha sido imprescindible para que seis jóvenes españoles hayan creado y comercializado el primer vino azul del mundo. Con un sabor más dulce y ese color tan característico, definen a Gïk como un vino suave y agradable a cualquier paladar. Sus creadores confirman que este vino azul es muy fácil de beber y con un gusto que nos seduce a todos.

15130883432693

Mientras los demás vinos están sujetos a reglas tradicionales sobre cómo y con qué tomarlos, Gïk no tiene ninguna regla. Este vino azul se produce y embotella en distintas bodegas y emplea uvas de diferentes clases, mezclando, además, uvas tintas y blancas, por lo que no tiene Denominación de Origen.

Los creadores de Gïk defienden que no solo se trata de un vino azul, si no de la representación de lo que más nos mueve: la rebeldía creadora.  La empresa está formada por seis jóvenes sin verdaderamente tener una relación estrecha con el sector. Es una buena forma de despertar la curiosidad a personas a las que en principio no les llame la atención el vino tradicional.